VIAJE | TÁNGER, TODO DEPENDE DE LA PERSPECTIVA

Esta semana, una chica de poco más de veinte años me dijo que no le gusta nada viajar. No condeno, pero no entiendo. Para mí, viajar es el momento de conocer otros y otras realidades, percibir que la vida no es tan simple como la vemos en nuestro día a día y, a veces, la complicamos tanto. Viajar es salir de nuestra zona de confort, vivir experiencias que sólo en esos sitios pueden ocurrir y es el momento en que percibimos que nuestros problemas no son problemas, son caprichosos. Hay tanta gente que necesitaba viajar.

Sé que quede de enseñaros un poco mejor de Valencia, pero he hecho un viaje familiar que no puedo resistir a mostrar. Fue poco tiempo, pero gracias a la compañía fue muy divertido. Estuve en la ciudad de Tánger, en Marruecos, principalmente, por motivos familiares, pero dio para ver y apreciar una ciudad muy diferente de lo que estoy acostumbrada.

La primera vez que estuve allí tenía siete años y odié. Era niña, no percibía ni quería percibir aquello. Hoy, me encanta ir a cualquier sitio, porque todos los rincones del mundo tienen algo para darme y Tánger tiene mucho que darme. Tiene una cultura machista horrible, una confusión desmedida de tránsito y del cumplimiento de las reglas básicas del civismo, pero también tiene una arquitectura fantástica, con colores atractivos, que me dieron fotografías preciosas que quiero compartir con vosotros.

¿Qué es para ti un viaje?

 

| sigue todas las novedades de Meu Rebuliço en el facebookinstagram y pinterest |

 

fotografías: Carolina Baracho Saleiro

Tags :

Também vai gostar:

  Subscribe  
Notificar-me de